Retrato Fotográfico: guía con consejos y trucos

Cómo hacer un Retrato Fotográfico

Hay fotografías que captan de inmediato la atención. Y es que más allá de la belleza del entorno y del modelo, los retratos fotográficos guardan una historia, tal como un video o película; transmiten emoción, sentimientos, ideas y conceptos. 

Tomar fotografías de retratos no siempre es sencillo. Intervienen elementos, que en conjunto con el protagonista, deben interactuar para transmitir la emoción o el mensaje esperado. 

Un buen retrato abarca más que un disparo, que una buena cámara y un bonito escenario. Es aquí donde el fotógrafo debe combinar diferentes técnicas para cautivar al espectador. Y no necesariamente debes ser un fotógrafo profesional, puedes conocer lo básico y comenzar a practicar. 

La fotografía de retrato

Un retrato fotográfico permite obtener capturas de una persona o grupos. Y es mediante diferentes elementos, como el uso de la luz, las poses, el fondo o la composición que se logra transmitir un mensaje.

Se trata de una categoría que busca capturar la expresión o cualidades de los protagonistas. Así, la imagen se convierte en una historia que habla de las emociones, el temperamento, el carácter o cualquier otro valor de interés.

No siempre es sencillo hacer una fotografía de retrato. Hay que considerar ciertos aspectos para obtener los mejores resultados.

¿Qué se necesita para hacer un retrato fotográfico?

Para que una sesión de este tipo sea exitosa, es importante asegurarse de contar con lo siguiente: 

Personajes

Ya sea una fotografía individual o en grupo, los personajes son el centro del retrato. Estos deberán adoptar diferentes poses, dependiendo del mensaje que quieran transmitir.

Cámara y objetivo

Los retratos fotográficos se pueden obtener con la cámara de un móvil o cualquier otro dispositivo. Sin embargo, si quieres un resultado más profesional, la recomendación es utilizar un equipo con controles manuales. 

Iluminación

Es indispensable hacer un buen uso de la luz. Así, es posible tratarla de diferentes modos para conseguir un mensaje específico. Una vez que se determine el momento perfecto o las horas del día, se podrá manipular la luz de una forma correcta.

Ahora bien, si la luz es insuficiente, conviene tener un flash externo para iluminar todos los espacios y obtener mejores fotografías.

Fondos o escenario

Un escenario natural no necesita de mucha preparación. Ahora bien, si se trata de un espacio cerrado, intenta usar de fondo una tela opaca que no distraiga. También, procura dejar un espacio para que puedas editarla posteriormente.

Puedes comprar algunos fondos para tus retratos, elige el color que mejor vaya con lo que quieres transmitir. Los hay de fondo blanco o paisajes que pueden desenfocarse en el plano y dar la sensación de ser entornos reales. 

Trípode y disparador remoto

Un trípode te permitirá un resultado más nítido, sobre todo si se trata de autorretratos. El disparador remoto también es opcional y hará que la imagen se vea bien.

Cómo hacer un retrato fotográfico

Si quieres obtener buenos resultados, además de contar con el equipo y accesorios necesarios, es conveniente seguir unos cuantos trucos. Te ayudarán a encontrar el enfoque adecuado, los parámetros necesarios, la configuración, entre otros aspectos.

Exposición e iluminación

En todas las fotografías es necesario tener la exposición correcta. Sin embargo, en los retratos fotográficos es de gran importancia saber cómo aprovechar la luz disponible

Con un reflector de luz puedes iluminar la parte en sombra. Mientras que con los difusores obtienes el efecto de suavizar y lograr que se vean más homogéneas. 

Recuerda también usar el flash para rellenar las partes donde existan sombras o contrastar el ambiente. Una técnica para suavizar esta luz es hacer que el reflejo rebote en la pared o techo.

Por otro lado, si vas a tomar fotografías de bebés, evita usar el flash. Así cuidarás su vista y evitarás que se incomode y comience a llorar.

Retratos fotográficos en exteriores

Si decides tomar la fotografía en ambientes abiertos, lo recomendable es elegir horas cercanas a la puesta y salidas del sol, así obtendrás una iluminación más suave.

La idea es captar cada detalle sin exagerar, toma en cuenta las texturas, los colores y la sombra. Y si la sesión necesariamente debe ser en horas del día intermedias, donde exista mucha luz, la recomendación es colocar al modelo en posición contraria al sol.

El uso del diafragma

En este punto es importante saber qué apertura utilizar, ya que de esto dependerá el mensaje que quieras transmitir en la imagen. 

Si usas una apertura cerrada, obtendrás un efecto de mayor profundidad, enfocando el rostro y el fondo. En el caso de que la apertura sea más abierta, el modelo destacará frente al fondo.

En los retratos fotográficos la recomendación es utilizar aperturas amplias. Configura la cámara en un valor alto f/. Por ejemplo, apertura f/3.5 o f/1.8.

Nitidez y velocidad de obturación

Ajusta la velocidad de obturación de la forma correcta. De esto dependerá qué tan nítida se vea la imagen, si está ajustada a una velocidad lenta, cualquier movimiento hará que se pierda la textura y nitidez.

Una recomendación es configurar la velocidad de obturación al doble de la distancia focal utilizada. Así, si es un objetivo de 50 mm, puedes ajustar a 1/100. Comienza haciendo varias pruebas y verifica los resultados ampliados en la pantalla de la cámara. 

La actitud del modelo

Es muy importante que el modelo a fotografiar se encuentre cómodo con la sesión de fotos. Para que esto suceda, puedes iniciar conociendo un poco a quien protagonizará tus fotografías de retrato, así captarás mejor su esencia y se sentirá en confianza.

También debes guiar las poses, para ello puedes dirigir que mire hacia zonas donde la composición le aporte un valor característico a la imagen, procura que el encuadre sea el correcto, evitando cortar partes del personaje.

Un buen consejo es observar las galerías de fotografías y analizar poses que te gusten. Practica con cada una y sabrás cuál se adapta mejor al mensaje que quieres transmitir.

El enfoque de los ojos

Siempre se le ha dado un protagonismo crucial a los ojos en la fotografía de retrato. Esto se debe a que a través de la mirada puedes transmitir diferentes sensaciones.

Así que si quieres captar el momento y describir al personaje a través de su mirada, no pierdas los detalles. Por ejemplo, si el personaje está de perfil, enfoca al ojo que esté más cerca del objetivo o aplica más luminosidad. 

El sentido de la cabeza

Este truco debe usarse ligeramente y sin exagerar. Así, el hombre puede inclinar la cabeza en el lado contrario al hombro más cercano al lente. Mientras que la mujer puede hacerlo en el sentido que mejor se exponga.

A su altura

Si vas a fotografiar a niños, cambiar de posición y hacer las tomas a su nivel hará que obtengas imágenes más creativas y desde otra perspectiva.

Originalidad

Puedes obtener retratos fotográficos muy creativos si tu modelo está en escenarios extraños, poco comunes. También es buena idea que use una vestimenta poco frecuente en el lugar. 

Puede ser un médico en la playa o una abuela en una fiesta. La creatividad jugará un papel importante.

Siluetas

Las fotografías de siluetas son buenas alternativas para los retratos fotográficos. Aquí deberás considerar la exposición, la luz, los ajustes automáticos, contrastes, fondo y exposición del sujeto.

Retratos grupales

En este tipo de fotografías puedes jugar con la altura de las cabezas de los sujetos. Unos pueden sentarse en el sofá, otros en el suelo, algunos en la parte delantera y otro por detrás. Así lograrás que todos puedan salir en el retrato.

Los espacios vacíos

Los espacios vacíos entre los ojos y el final del encuadre son convenientes cuando la mirada del protagonista dirige la mirada fuera del encuadre. 

Claro, aquí puedes jugar con la creatividad, pero la idea es que la mirada transmita el mensaje deseado, evitando que se tope con el borde de la foto.

Conoce las localizaciones

Antes de hacer la sesión de fotografía, estudia bien la localización. De esta forma sabrás qué enfoque darle para obtener el mensaje esperado. Lo ideal es tener un equilibrio entre el protagonista y el escenario.

Presta atención a las imperfecciones

Una fotografía de retrato perfecta es aquella que cuida los detalles. Observa con detenimiento lo más mínimo, así notarás si el cabello no se ve bien, si la vestimenta está arrugada, si falta algo en el maquillaje.

La idea es que no tengas que pasar mucho tiempo retocando la fotografía en el ordenador. Así que lo mejor es evitar los errores en el set. De igual forma, procura tener algunos accesorios útiles para retoques, como rodillos para atrapar pelusas, maquillaje, cepillos, entre otros.

Deja una respuesta