Cómo conseguir el efecto seda en el agua

Efecto seda en el agua

Aumenta la creatividad en tus paisajes de costa, fotos de ríos y cascadas, y sorprende a tus amigos con el maravilloso efecto seda en el agua. Una vez que lo pruebes no querrás dejar de utilizarlo cada vez que tengas la oportunidad de incorporar el líquido elemento a tus fotos. Pero ¿en qué se basa este efecto? Cuando empleas en tu cámara un largo tiempo de exposición, los objetos en movimiento tienen la propiedad de aparecer como una estela. Con el agua en movimiento ocurre lo mismo, con la ventaja añadida de que su flujo pasa más de una vez por el mismo punto creando esa textura sedosa que produce formas diferentes en cada toma. Para saber cómo lograr exitosas fotografías con efecto seda en el agua, te vamos a explicar 5 pasos básicos para iniciarte en esta técnica.

Para conseguir el efecto seda en el agua debes seguir los siguientes pasos:

Utiliza un tiempo de exposición muy prolongado

Obturador de cámara

La clave absoluta para lograr que el agua aparezca en movimiento en tu foto es mantener abierto el obturador el suficiente tiempo, utilizando una velocidad de obturación lenta. Si te enfrentas a un río o una cascada puedes considerar apropiada una velocidad de obturación de entre uno y dos segundos. Puedes empezar a lograr este efecto con un tiempo menor de exposición de aproximadamente medio segundo o extenderlo, por el contrario, a uno mucho más prolongado que supere los dos segundos.

Utiliza un trípode y un mando a distancia

Trípode y mando a distancia

Verte obligado a utilizar una velocidad de obturación muy lenta lleva implícito que tendrás que estabilizar muy bien tu cámara. Para ello es fundamental que lleves contigo un trípode, porque de nada servirá que logres un efecto precioso en el agua si el resto de la imagen aparece movida. Precisamente el valor de este tipo de fotografías reside en el contraste entre un plano estático perfectamente enfocado y otro en movimiento, así que debes garantizar que todo lo que realmente no se mueva, tampoco lo haga en la foto.

Te recomendamos consultar también: Cómo crear imágenes panorámicas con Photomerge.

Selecciona los parámetros adecuados

Siempre que coloques tu cámara sobre un trípode, lo primero que deberías hacer es bajar el ISO hasta su valor mínimo (100 en la mayoría de las cámaras) para garantizar la mayor calidad de imagen posible, ya que este accesorio te permite utilizar tiempos de exposición muy largos. Una vez configurado el ISO mínimo posible y el tiempo de exposición adecuado (2 segundos aprox.), sigue las indicaciones del exposímetro de tu cámara, en modo de medición matricial preferiblemente, para ajustar el diafragma.

Usa un filtro ND cuando sea necesario

Filtro ND

Cuando trates de conseguir este efecto a plena luz del día te enfrentarás al problema del exceso de luz. Es fácil que experimentes que, a pesar de haber cerrado el diafragma al máximo y haber bajado el ISO a tope, no eres capaz de lograr la exposición correcta con un tiempo de exposición adecuado para este efecto. En este caso, deberás recurrir a un filtro de densidad neutra (ND) para lograr reducir los pasos de luz necesarios. Puedes encontrar filtros ND de diferentes graduaciones, e incluso alguno de densidad variable, que te resultarán más versátiles.

Deja un comentario